Asesor de daños de pinturas

Indicaciones de conservación

Resulta prácticamente inevitable que los agentes  externos como la humedad, los cambios de temperatura, la irradiación solar, la sal dispersa, los gases industriales, los excrementos de aves, la resina, etc. ataquen a  la pintura. Sin una conservación regular y apropiada, puede producirse en poco tiempo la pérdida de brillo y reducirse la resistencia de la pintura. Por lo tanto, el cuidado o conservación correcta ayuda a conservar el valor de la pintura de un automóvil.

.

Antes del tratamiento con pulimentos o ceras conservantes, la pintura del coche debe lavarse siempre a fondo. No debe pulirse ni realizarse la conservación a pleno sol, ya que la superficie de la pintura recalentada es más sensible y por lo tanto, más difícil de trabajar. Las pinturas de reparación nuevas, recientes, solamente deben limpiarse durante las primeras 4-6 semanas con agua clara sin aditivos, para protegerla. Posteriormente, la película de pintura se endurece y se volatiliza el disolvente restante de la película. Naturalmente, después del endurecimiento pueden realizarse todos los tipos de limpieza (túnel de lavado, limpiador a alta presión, etc.).

Cuando haya un ligero velo en el brillo de la pintura (por ejemplo, en los vehículos nuevos) eliminar con un pulimento de alto brillo. Aplicar el pulimento suave sobre la pintura limpia y después del secado, eliminar con paños suaves o algodón. Se recomienda conservar el brillo intenso con pulimento de alto brillo.

En las pinturas más antiguas o muy dañadas, después del lavado y del secado es necesario un pretratamiento con Glasurit limpiador de pintura 560-1512. Empapar un paño suave o algodón con limpiador de pinturas y trabajar por zonas con movimientos circulares. El algodón o el paño pueden tomar el color de la pintura, ya que se eliminan las partículas de suciedad y los productos de la erosión. Después de esta limpieza intensiva es imprescindible conservar con pulimento de alto brillo.